Buscar este blog

jueves, 2 de septiembre de 2010

Déjalo ir

No permitas que se empañe

el cristal de tu ventana,

has oído una campana,

es posible que el te engañe.


Tú le entregaste tu alma,

el no supo valorarla,

tu debes, por Dios cuidarla,

y tomártela con calma.


El no merece tu llanto,

tal vez el abrió tu puerta,

aprovecha que está abierta

para botar tu quebranto.


Quizás doblando la esquina

encuentres quien te merezca,

no debes dejar que crezca

esa angustia tan mezquina.


Las lágrimas derramadas

tus heridas han lavado,

pronto habrán cicatrizado

y sus promesas quemadas.


Mañana verás el cielo

tan azul como el de siempre,

vístete como en setiembre

con una flor en el pelo.


Permite que el agua corra

allá en el cauce del río

y vive con nuevo brío,

verás que el dolor se borra.


La vida tiene esas cosas,

nada pasa por capricho,

tu ayer quedará en un nicho,

te esperan cosas hermosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario