Buscar este blog

miércoles, 27 de abril de 2011

Comunión


Despeinados tus cabellos reposan sobre mi almohada,
y sin que me digas nada en tus ojos dos destellos,
me dicen que fueron bellos los momentos que pasamos,
ésta noche nos amamos como nunca, dulce amada.

Sentí tu alma entregada a cada caricia mía,
sentí como florecía tu piel con mi piel mojada,
sentí tu flor empapada, con la sabia del deseo
y he sentido que poseo tu ser, tu amor, tu armonía.

Tu boca hurgó por las sendas mas ocultas de este cielo,
mi boca fue tras el velo donde bebí tus ofrendas,
fui arrancándote las vendas que traías del pasado,
disfrutaste y he gozado, como corceles en celo.

Aún jadeante en el nido, tú conservas los rubores,
la humedad y los sabores de los instantes vividos,
escucho aún tus latidos, te aprietas contra mi pecho,
disfrutando con el hecho, de amar así, sin temores.

7 comentarios:

  1. Extraordinario! ... entregas de almas,... que tu pluma sabe recoger, qué maravillosos sentimientos!!! caricias, pieles, deseo, amor y armonía..."de amar así, sin temores" , un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es que el amor es así, se vive, se siente...
    Un beso amiga mía y gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  3. Olá Julio Cesar,
    O romântico sensual envolvido em carícias de amor, entregues de corpo ao alma!! Maravilhoso poema! Parabéns!
    Beijos desde Brasil!

    ResponderEliminar
  4. Gracias amiga mía, me encantó tu visita, me alegra saber que te gustó..
    Un beso desde Montevideo.

    ResponderEliminar
  5. Re lindo el poema la verdad nos gusto mucho, besos

    ResponderEliminar